Diada de Sant Jordi: sábado 23 de abril

Estamos muy felices! Este año por primera vez montamos parada la Diada de Sant Jordi y lo hacemos en nuestra Igualada. Tendremos rosas rojas que simbolizan la pasión y también rosas azules porque este es el color que más gusta a Àlex y por ser el color con que se identifica el autismo a nivel internacional, representando lo que viven diariamente las personas con autismo y sus familias «Hay veces que el azul es brillante como el mar en un día de verano, y otras veces, ese azul oscurece y se disipa como un mar de tempestad», señala el manifiesto del Día Mundial del Autismo. Pero el azul también es el color del cielo y significa confianza, seguridad, tranquilidad, lealtad y sinceridad!

Nosotros estaremos en el espacio de entidades y asociaciones sin ánimo de lucro, en la calle que une la Plaça de Cal Font y la calle del Clos, y que pasa por un lateral del Cercle Mercantil. Las floristerías y librerías estarán en la Plaça de Cal Font, centro neurálgico de la celebración de Sant Jordi en Igualada.

Sant Jordi en Igualada
Sant Jordi en Igualada

Nos podéis encontrar todo el sábado desde primera hora de la mañana hasta el atardecer o mientras haya gente, con nuestra parada llena de nuestros artículos personalizados de la asociación (camisetas, Buffs, pulseras…. y el CD recopilatorio de canciones en el que hay incluida una versión muy especial de “Boig per tu” de Sau cantada por Àlex y otras canciones de Pep Sala, Beth, Jofre Bardagí, Vuit o Andreu Rifé entre otros músicos que han colaborado). La diferencia integra que se obtenga de todos estos artículos irá destinada a poder continuar los tratamientos terapéuticos especializados que recibe Àlex, para mitigar su Trastorno de Espectro Autista (TEA) en beneficio de una mejor calidad de vida y de su crecimiento personal, y así, pueda optar a tener un futuro mejor.

Nuestra participación como entidad ha sido posible gracias al Ayuntamiento de Igualada, organizadores de este evento, al que agradecemos su disposición y ayuda para poder seguir dando a conocer nuestra iniciativa a los ciudadanos y visitantes que participan en esta gran fiesta cultural.

Origen, leyenda y tradición:

El origen de esta fiesta tan singular lo encontramos en una mezcla de tradiciones y costumbres de épocas diferentes. Coincide el hecho de que Sant Jordi sea el patrón de Cataluña (de forma oficial desde el año 1456, aunque se le veneraba desde el siglo VIII), con la costumbre, también medieval, de celebrar una Feria de rosas o “de los Enamorados” en el Palau de la Generalitat.

Sant Jordi
Sant Jordi

A estas celebraciones más tradicionales se le añadió el Día del Libro, instaurado en España en 1926. La celebración literaria acabó haciendo una mezcolanza con las tradiciones catalanas creando una jornada de gran aceptación ciudadana.

La fiesta de Sant Jordi se celebra en todo el país el 23 de abril, por ser el día en que se murió el caballero Jordi en el año 303.

Rosa azul
Rosa azul
Rosa y libro
Rosa y libro

La diada de Sant Jordi, tal y como la conocemos en Cataluña, es una suma de tradiciones y costumbres de diversas épocas. A la veneración por Sant Jordi, patrón de Cataluña desde el siglo XV, con sus leyendas de dragones y princesas, se añadió la rosa y, en el año 1926, también el libro.

Año tras año, la gente toma las calles y plazas en busca de acontecimientos culturales o rosas y libros para regalar.

Según la tradición popular, Sant Jordi era un militar romano nacido en el siglo III en la Capadocia (Turquía). El santo, que servía bajo las órdenes del emperador Diocleciano, se negó a ejecutar un edicto del emperador que le obligaba a perseguir a los cristianos y por esta razón fue martirizado y decapitado por sus coetáneos. Muy pronto se empezó a venerar como santo en la zona oriental del Imperio Romano y enseguida aparecieron historias fantásticas ligadas a su figura.

La gesta de Sant Jordi y el dragón se hizo popular en toda Europa hacia el siglo IX y fue recogida por el arzobispo de Génova, Iacopo da Varazze, más conocido como Iacobus de Voragine, en el año 1264, en el libro Legenda sanctorum. En esta versión, sin embargo, la acción transcurría en Libia.

La versión de la leyenda más popular en Cataluña explica que en Montblanc (Conca de Barberà) vivía un dragón terrible que causaba estragos entre la población y el ganado. Para apaciguarlo, se sacrificaba al monstruo una persona escogida por sorteo. Un día la suerte señaló a la hija del rey, que habría muerto de no ser por la aparición de un bello caballero con armadura que se enfrentó al dragón y lo mató. La tradición añade que de la sangre derramada nació un rosal de flores rojas.

Esta misma leyenda, con ligeras variaciones, se repite en las tradiciones populares de Inglaterra, Portugal y Grecia, entre otros países.

Es muy difícil establecer una fecha concreta que marque el inicio de la tradición popular de regalar rosas el día de Sant Jordi. Debe ser muy antigua, ya que se tiene constancia de la celebración de la Feria de rosas para Sant Jordi desde el siglo XV. Esta misma antigüedad busca una relación entre la tradición popular y el simbolismo del amor cortés que representa la rosa, aunque la costumbre de regalar flores existe desde antes del Cristianismo y los romanos celebraban alrededor del mes de abril una fiesta floral dedicada a la diosa Flora.

La fiesta que ahora conocemos tiene su origen en la época de la Diputación del General y está ligada a la nobleza y los estamentos dirigentes que el día de Sant Jordi celebraban una misa en la capilla del Palau de la Generalitat, donde también se hacía la citada Feria de rosas.

Aunque la fiesta actual mantiene estas dos tradiciones medievales: regalar la rosa y visitar la capilla de Sant Jordi, la diada ha ido incorporando más elementos y, sobre todo, se ha convertido en una extraordinaria expresión de cultura popular.

Difícil de entender para quien no lo ha vivido nunca, la diada de Sant Jordi es una jornada festiva y popular en que las paradas de libros, las rosas y, sobre todo, multitud de gente, toman las calles de todas las localidades catalanas. La celebración no puede ser más sencilla: el ritual consiste en pasear, comprar una rosa, un libro o las dos cosas, para regalar a las personas queridas, familiares y amigos. Aunque no es festivo, la diada y el paseo obligatorio llenan las calles y plazas convirtiendo la diada en una singular fiesta nacional que se celebra en un día laborable.

Información obtenida de la página Web de la Generalitat de Catalunya  (en castellano).

¡Celebra y comparte #SantJordi!