¿Quién es Àlex?

Somos Anselmo y Carmen, los padres adoptivos de Àlex (nacido en 2002) y Vika (nacida en 2004), ambos de origen ruso.

Anselmo, Carmen, Àlex i Vika

Àlex llegó a nuestra familia con 18 meses de edad. A los pocos meses con nosotros su estado físico fue mejorando. Pero a partir de los 2 años de edad, se hicieron evidentes algunos rasgos peculiares en su comportamiento que se acentuaron a medida que creció: hiperactividad excesiva e incontrolada, tenía muchos miedos e inseguridades, le costaba fijar su mirada en alguien, su vocabulario se iba empobreciendo y repetía palabras sin ningún sentido, no se relacionaba con sus iguales, hipersensibilidad a los sonidos fuertes, desconexión del mundo que le rodeaba, etc. Consultamos a varios médicos, en busca de alguna respuesta. Pero con tan corta edad todos nos decían lo mismo: Àlex presentaba desórdenes emocionales debido a la grave carencia afectiva sufrida en los primeros 18 meses de su vida.

En el 2008, al cumplir los seis años, se le diagnosticó el Trastorno de Espectro Autista (TEA) en el Servicio de Atención Carrilet (SAC) de Barcelona. La noticia fue muy dolorosa, pero al mismo tiempo sentimos alivio, ya que, tras años de preguntas sin respuestas, fuimos informados de cómo se le podía ayudar. Por fin, pudimos concentrar nuestros esfuerzos en darle a Àlex una atención ajustada a su discapacidad, unos recursos terapéuticos que necesitaba para poder desarrollarse y avanzar, conteniendo así su sufrimiento. Todos ellos de acceso privado, los cuales nunca han sido cubiertos por la Sanidad Pública, por lo que hasta la fecha nosotros, los padres, hemos asumido íntegramente todos los costes de los tratamientos.

En el 2011, l’Associació Crit Gossos d’Assistència de Catalunya (abans Somriures Ctac), cedieron a Àlex como usuario, sin ningún coste para la familia, a Cala, un perro de asistencia con la clasificación de perro para personas con TEA, que en seguida se convirtió en su fiel amiga, ayudándole a tener confianza con su entorno y formar vínculos afectivos estables, aportándole calidez, emociones, compañía y bienestar.

Nash Alex Sasha (4)

En estos años de esfuerzo, constancia y dedicación Àlex ha madurado, tiene un vocabulario muy amplio en catalán y castellano, formula preguntas a sí mismo y a los demás, se hace entender, muestra interés por aprender, colaborar, participar, entretenerse con sus juegos, descubrir el mundo que le rodea, razonar independientemente, relacionarse con los demás, organizar sus rutinas, cada vez con mayor autonomía, hasta intenta bromear (!) – algo impensable hace tan poco. Haciendo que se perciban los cambios positivos y su progreso personal.

Si mantenemos los tratamientos terapéuticos especializados, esto se traducirá en beneficio de su desarrollo y calidad de vida, permitiéndole ser una persona adulta seguramente con límites, pero autónoma y funcional. El autismo es un trastorno del desarrollo que se manifiesta desde la niñez, para el que no existe cura y que requiere de un tratamiento constante muy exigente en muchos aspectos incluido el económico. Si Àlex deja de recibir el apoyo profesional necesario y vital en estos años cruciales para su desarrollo, condicionará su vida inmediata y futura a limitaciones muy serias.

Veréis, a mediados del 2011 perdí mi trabajo y a principios del 2013 Anselmo, mi marido, también perdió el suyo. Esto redujo sustancialmente nuestras posibilidades y aunque Anselmo consiguió incorporarse pronto a un nuevo puesto de trabajo, la situación general no ha mejorado lo suficiente, ya que la crisis puso sus rectificaciones en el salario y las condiciones del empleo.

Hemos decidido hacer este Llamamiento Solidario que consiste en recaudar fondos para los tratamientos de Àlex para no perder años de un minucioso trabajo que se ha hecho hasta la fecha y no reducir los horizontes vitales de nuestro hijo por las circunstancias de precariedad que esperamos sean pasajeras.

Sabemos que la crisis está golpeando fuertemente los hogares y vidas de miles de personas, no sólo en nuestro país, y cada caso concreto tiene sus rostros y sus apellidos, con dramas e historias que contar. Nosotros hemos decidido mostrar los nuestros, dar a conocer nuestro caso y buscar apoyo fuera entre las personas que pueden prestarnos su ayuda y hacer la vida de Àlex más digna.

Nash Alex Sasha (5)

Cualquier mecenazgo, por insignificante que pueda parecer, será bienvenido, muy esperado y agradecido con sinceridad, porque nos permitirá seguir con los tratamientos de Àlex. Hoy Àlex es cómo es gracias a la ayuda que ha recibido de los profesionales psicoterapéuticos. Àlex ha cambiado mucho pero tiene que cambiar mucho más y para conseguirlo aún requiere ayuda profesional. Educar a un niño con TEA es un esfuerzo incesante, intenso y prolongado en el tiempo, una carrera de fondo, con obstáculos y numerosas etapas y relevos en el camino, con una meta lejana, pero muy gratificante – una vida feliz y plena.

Muchas gracias a todos por leerlo hasta el final.

Anselmo y Carmen,

Ajuda'ns a ajudar l'Àlex / Ayúdanos a ayudar a Àlex / Help us help Àlex / Помоги нам помочь Алексу